13.1. Transformaciones económicas del siglo XIX y primer tercio del XX

13.1. Transformaciones económicas. Proceso de desamortización y cambios agrarios. Las peculiaridades de la incorporación de España a la revolución industrial. Modernización de las infraestructuras: el impacto del ferrocarril.

INTRODUCCIÓN

El siglo XIX en España (como en otros lugares de Europa y del mundo) es un momento fundamental de la Historia. Marca el inicio de la llamada Edad Contemporánea. En cuanto a la economía, supone un cambio clave: el inicio del capitalismo, aunque su desarrollo será muy desigual y se mantendrán numerosos aspectos de la economía anterior; por ejemplo, seguirá siendo un país eminentemente agrario (más de la mitad de la renta nacional proviene de la agricultura, el sector primario es el principal y las dos terceras partes de los trabajadores españoles son campesinos). Por otro lado, esta transformación se relaciona con otros cambios que se producen en otros ámbitos: por supuesto la política, pero también la sociedad, la cultura y las mentalidades.

1.     CAMBIOS AGRARIOS

La agricultura vivió una profunda reforma basada en la abolición del régimen señorial, la supresión de los mayorazgos y las grandes desamortizaciones de Mendizábal (1837) y Madoz (1855). Esto supuso la transformación del tipo de propiedad: se pasa de una propiedad adquirida por herencia y pertenencia a determinados estamentos (amortizada), típica del Antiguo Régimen, a una propiedad privada adquirida por compra (mercantilizada), típica del liberalismo económico. Con estas medidas se pretendía liberalizar la agricultura, permitiendo que la tierra pudiera circular “libremente” en el mercado (es decir, que fuera comprada por los que tuvieran los medios necesarios: el dinero) y que sus productos se dirigieran al mercado.

La desamortización consistió básicamente en lo siguiente. Primero se expropiaban ciertos lotes de tierra o edificios pertenecientes a señoríos laicos o eclesiásticos (en muchos casos las zonas comunales) o al estado que no estaban sometidas al pago de impuestos y que, por tanto, no interesaba explotar (tierras “en manos muertas” o “amortizadas” propiamente). A continuación se parcelaban y pasaban a ser propiedad del estado (se nacionalizaban). Finalmente se vendían en pública subasta al mejor postor. Tuvo tres objetivos. El objetivo principal fue financiero: se buscaban ingresos para pagar la enorme deuda pública del Estado (durante gran parte del XVIII y comienzos del XX) y también para sufragar la guerra carlista (en el contexto de la regencia de María Cristina). Además, se pretendía un reparto más equitativo de la tierra y el aumento de la producción agrícola: los propietarios la explotarían para rentabilizar la inversión y obtener fuentes propias de riqueza a través de la venta de sus productos. Finalmente, desde el punto de vista social se quería acabar con el estatus jurídico diferenciado del que disfrutaban los grupos privilegiados del Antiguo Régimen.

Los resultados no fueron todo lo positivos que se podría haber esperado. En primer lugar, no se solucionó el grave problema de la deuda pública porque no se vendió todo lo esperado ni al precio deseado. En segundo lugar, la mayor parte de las propiedades desamortizadas fueron compradas por nobles y burgueses; con ello, por un lado, nació una nueva clase social, los propietarios de tierras, que en muchos casos las juntaron creando grandes latifundios y convirtiéndose en terratenientes, pero, por otro lado, la masa de campesinos sin tierras se perpetuó y aumentó. Estos campesinos fueron expulsados de territorios en los que hasta entonces habían vivido, aun sin ser propietarios, gracias al régimen señorial, que les exigía determinados servicios (y por eso mismo les acogía); así, estos campesinos o bien se quedaron en el campo a la espera de ser contratados como jornaleros o braceros (protagonizando numerosos motines) o emigraron a las ciudades y al extranjero. En tercer lugar, el liberalismo ganó adeptos, pero también muchos enemigos, tanto desde sectores conservadores o ultraconservadores (católicos, carlistas) como desde los revolucionarios (anarquistas y socialistas). Finalmente, la Iglesia vio desmanteladas las bases económicas de su poder, pero fue compensada por ello (con la dotación de culto y clero y las competencias que se le reconocía en materia educativa y de censura establecidas en el Concordato de 1851).

Los primeros pasos del proceso desarmortizador se remontan al reinado de Carlos IV (decreto de Godoy de 1798), aunque ya Carlos III y sus ministros Ensenada y Olavide se lo plantearon. Los siguientes se dieron en el reinado de José I Bonaparte (1808-1814) y, con un planteamiento similar, en las Cortes de Cádiz de 1812. Durante el Trienio Liberal (1820-1823), Riego plantea la Ley de monacales, frenada con la “década ominosa”. El gran impulso desamortizador se produce con el progresista Mendizábal sobre bienes eclesiásticos (iniciado en 1836 y frenado en 1845), que luego vino a ser completado por el también progresista Pascual Madoz durante el Bienio progresista (1854-1856) con la desamortización de los bienes de los municipios (“propios y baldíos”), además de otros de la Iglesia. En adelante y hasta el Sexenio, distintos gobiernos, tanto unionistas (O’Donnell) como moderados (Narváez), continúan con las desamortizaciones, aunque no formaran parte de su política tradicional. Estas proseguirán también en los años siguientes (Sexenio y Restauración).

Las actividades agrícolas, por lo demás, no recibieron las inversiones en desarrollo tecnológico que se realizaron en otros países con el fin de aumentar la productividad; la explotación constante de una mano de obra abundante y precarizada no hacía necesarias, en cierto modo, esas inversiones. Por ello, las actividades agrícolas españolas siguieron siendo de muy bajos rendimientos e incapaces de proveer de sólidos capitales ni trabajadores para las industrias. En la época de la Restauración la agricultura y la ganadería viven un cierto desarrollo, especialmente vinculado con el capital extranjero y la exportación (Cataluña, Valencia, Castilla y Andalucía: aceite, vino, uvas pasas…).

2.     INDUSTRIALIZACIÓN Y MODERNIZACIÓN DE INFRAESTRUCTURAS

En la industria España vio cómo la revolución que se había iniciado en Gran Bretaña y se extendía a otras zonas del continente sólo afectaba de forma muy localizada al país en Cataluña y País Vasco. Este desarrollo industrial desigual dentro de España y el retraso global que se aprecia respecto a otros países se prolongaron durante gran parte del siglo XX.

Las suma de diversos factores explican este retraso. Primero, la población crecía bajo un régimen demográfico antiguo, es decir, con un elevado número de muertes, especialmente infantiles (dadas las malas condiciones de vida de la población), y a un ritmo menor que en otros países europeos, lo que provocaba inestabilidad y escasez de mano de obra y de consumidores de la producción nacional. Segundo, faltaba iniciativa burguesa (por el predominio de la especulación, es decir, de la inversión en negocios de retorno rápido y por el predominio de la mentalidad rentista, que llevó a muchos burgueses a invertir en la compra de tierras y arrendarlas). Tercero, faltaba inversión interna, incluida la investigación tecnológica (pues el poco capital se destinaba a la compra de tierras y a actividades agrícolas que reportaban pocos beneficios que hubieran podido invertirse en industria), y se dependía de la inversión externa (limitada, por su parte, a la extracción de materias primas para exportarlas sin mayor elaboración). Cuarto, escaseaban y estaban muy dispersas las materias primas y fuentes de energía (como el carbón). Quinto, el mercado interior no estaba articulado (por las dificultades de comunicación y por el bajo poder adquisitivo de grandes masas de la población). Y sexto, la persistencia de factores políticos como la pérdida del mercado colonial, los destrozos de la guerra de la Independencia o la inestabilidad política.

Los principales sectores fueron los siguientes. En cuanto a la industria minera y siderúrgica, España tendrá un cierto desarrollo en la extracción y producción de distintos minerales (cobre, hierro, mercurio, plomo y carbón). Los focos principales estuvieron al principio (1830-1860) en Andalucía (Málaga, Sevilla y Cádiz); después (1860-1880) en Asturias; y finalmente (desde 1880) en Bizkaia. Sin embargo, estas industrias apenas generaron un tejido industrial sólido, ya que las materias se extraen y se exportan sin apenas elaborarse, y estaban financiadas por inversores extranjeros (británicos, franceses, belgas y alemanes), de modo que los beneficios salían hacia el extranjero. Hablamos por tanto de un modelo extractivista y de exportación.

En cuanto a la industria textil, entre los años de 1830 y 1855 se dio una época de esplendor en la industria textil (del algodón), sobre todo en Cataluña (las indianas), alimentada con máquinas de vapor y mano de obra masculina, femenina e infantil. Desde los años 60 tendrá que compartir capitales con otros sectores como el ferroviario; entonces experimenta, además, la llamada “hambre del algodón” (por la guerra de civil en EEUU). Tras la finalización del conflicto cubano con la Paz de Zanjón en 1878, se producirá una época de crecimiento de la industria textil, completada con la política proteccionista de los años 90.

Finalmente, la expansión del tendido ferroviario fue un factor clave de modernización en España, como en el resto del mundo. Se buscaba crear un mercado interno fuerte y también especular con inversiones que se esperaba que fueran rentables. España llegó con retraso al nuevo medio de transporte y la primera línea fue la construida entre Barcelona y Mataró en 1848, aunque en realidad el primer ferrocarril en los dominios españoles fue construido en Cuba en 1837 (La Habana-Güines). Tras la promulgación de la Ley General de Ferrocarriles en 1855 (Madoz) tuvo lugar un verdadero “boom” del ferrocarril. Hubo tres grandes grupos inversores de capital francés: La Compañía del Norte, la MZA (Madrid, Zaragoza, Alicante) y La andaluza. En 1866 la red alcanzó los 5.145 kilómetros de extensión (por cierto, nuestro ancho de vía fue 23 centímetros más ancho que el del resto de Europa), con una estructura radial, como es propio de un estado centralista como el isabelino. En los años 60 se produjo la crisis financiera nacional e internacional, que la paralizó hasta el Sexenio.

3. COMERCIO

El comercio estuvo marcado, en general, por una política comercial proteccionista. Las leyes arancelarias favorecieron los intereses de los industriales del textil catalán y de los terratenientes castellanos cultivadores de trigo. En el Sexenio hubo algún intento liberalizador (con el arancel Figuerola), así como en el Parlamento Largo de Sagasta, pero la Restauración significó, en general, la vuelta al proteccionismo.

4.     FINANZAS

En el terreno financiero este período se caracteriza por las dificultades de la Hacienda estatal agobiada por la deuda pública, originada por los gastos de las guerras (independencia española, independencia colonias americanas, guerras carlistas), la pérdida de colonias y la falta de reformas fiscales profundas. Éstas llegan fundamentalmente en 1845 con la Ley Mon-Santillán, que permiten implantar un sistema moderno (y equitativo) y racionalizar los presupuestos del estado. El déficit, sin embargo, va a continuar y los gobiernos moderados tenderán a aumentar los impuestos (especialmente los consumos), mientras que los progresistas emplean las desamortizaciones. En el Sexenio, con Figuerola, emite deuda pública, se piden créditos al extranjero y se venden licencias de explotación (como las otorgadas con la Ley de minas de 1868). Pese a estos problemas en este período se adoptaron algunas decisiones históricas: en 1856 se creó el Banco de España que vino a sustituir al Banco Español de San Fernando, en 1868 se establece la peseta como moneda oficial y en 1874 el Banco de España adquiere el monopolio de la emisión de papel moneda. Además, se autoriza la formación de sociedades por acciones para financiar actividades económicas prometedoras, dando lugar a una burguesía financiera a la que pertenecen los grandes políticos del Sexenio y la Restauración (Serrano, Sagasta, Cánovas…).

***

Si quieres puedes descargarte el archivo aquí

Aquí tienes un esquema, por si te resulta útil

***

Volver a 

Clase 18

Bloque 2