3.5. La mezquita y el palacio en el arte hispano-musulmán

El arte hispanomusulmán o arte andalusí constituye uno de los legados [herencias] más importantes de al-Ándalus. Es, además, una fuente de primer orden para el conocimiento de la historia de al-Ándalus. Ha llegado hasta nosotros muy dañado por las civilizaciones posteriores, que lo han modificado, destruido o abandonado, aunque desde el siglo XIX se desarrolla un proceso de restauración y conservación clave.

Sus características son, primeramente, las propias del arte islámico medieval en general: abundancia decorativa (con elementos geométricos, vegetales o epigráficos), representaciones figurativas limitadas al arte mueble y los libros, desarrollo especial de la arquitectura (con materiales como el ladrillo, la piedra, el yeso y la madera, y arcos entrecruzados y polilobulados, y elementos decorativos como los mocárabes, sebkas, artesonados y alicatados) y de la artesanía (metal, madera, cerámica, cuero). Otro conjunto de características es específico de la Península (principalmente el arco de herradura, prestado de los visigodos, aunque más cerrado).

Las manifestaciones más destacadas son la mezquita y el palacio. La mezquita es un edificio dedicado al culto y a la socialización (encuentro) de los andalusíes y se divide en cinco grandes partes: el patio (con la fuente para las abluciones), la sala de oración (haram), el muro en dirección a La Meca (quibla), la capilla santa (mihrab) y la torre para llamar a la oración (minarete). La más famosa es la mequita de Córdoba, iniciada con Abd-al-Rahman I en el siglo VIII y ampliada posteriormente con al-Hakam II y al-Mansur (Almanzor) en el siglo X. Tiene la particularidad de estar orientada al sur para romper simbólicamente con el califato abasí de Damasco. El palacio, por su parte, es la residencia de las élites y centro administrativo, de modo que habitualmente tiene una parte pública (mexuar) y otra privada (harem), con decoradas estancias internas y ricos jardines; los más famosos son los de Madinat al-Zahra (Medina Azahara, en Córdoba), Aljafería (Zaragoza) y al-Hambra (Alhambra, en Granada). Otras construcciones destacadas del arte andalusí son las alcazabas o fortalezas, las madrasas o escuelas coránicas, edificios administrativos y de vigilancia (Torre del Oro), los baños públicos, las medinas…

***

Puedes preparar este tema siguiendo el siguiente guión o descargártelo aquí

Presentación de materiales

***

Volver a 

Clase 18

Bloque 2

Continuar a

Bloque 3

Anuncios