3.4. Al-Ándalus: el legado cultural

Al-Ándalus fue un indiscutible e influyente foco de desarrollo cultural en el mundo medieval y ha quedado como referente para la posteridad. El máximo esplendor se alcanzó durante el califato y las taifas (siglos X y XI), con Abd-al-Rahman III y al-Hakam II como principales mecenas y Córdoba como epicentro. Los aspectos centrales de la cultura andalusí son la religión, el contacto (y sincretismo o mestizaje) con otras culturas del mundo del momento (Bizancio, Persia, India, África, Europa) y la gran riqueza material (o lujo) propia de la civilización andalusí. Los centros productores y difusores de cultura (sobre todo escrita) fueron las bibliotecas (como la famosa de Córdoba) y las madrasas o escuelas coránicas. Se vio favorecida por el uso del papel, tomado de China.

La cultura andalusí se puede dividir en dos grandes ramas. En primer lugar se habla de las “ciencias” (o creaciones) para la salvación y cultivo del alma, que son la teología y la filosofía. Se fundamentan en el Corán (del que los alfaquíes extraen principios religiosos, morales y jurídicos). El filósofo más destacado fue Averroes (siglo XII), traductor de Aristóteles y perseguido por los almohades por su pensamiento racional y libre, al que se añade también el judío Maimónides. Como parte de esta rama, la geografía es cultivada por al-Idrisi y la historia por Ibn Jaldún. En literatura sobresalen Ibn Hazem (con su obra El collar de la paloma) y los poemas populares o jarchas.

En segundo lugar nos referimos a las ciencias para la salvación y cultivo del cuerpo, entre las que destacan la medicina (con los trabajos de Abulcasis y al-Zarahui), las matemáticas (que introducen en la Península, y por extensión en Europa, los números “arábigos”, de origen indio), la farmacia (con Ibn Wafid como autor destacado) y la astronomía (que emplea y difunde el uso del astrolabio).

A partir de las sucesivas conquistas cristianas la cultura andalusí desaparece, tanto por la imposición o adopción de nuevas formas culturales como por la expulsión de moriscos. Sin embargo, en algunos casos se mantienen algunos elementos: estudios de diversos tipos traducidos en la Escuela de traductores de Toledo, técnicas agrícolas, artesanías, arquitectura, técnicas de navegación, medicina, música, vestimenta, cocina, matemáticas… Sus continuadores serán o bien moriscos o bien cristianos que aprenden de ellos.

***

Puedes preparar este tema siguiendo el siguiente guión o descargártelo aquí

***

Volver a 

Clase 18

Bloque 2

Continuar a

Bloque 3