6.4. Los Reyes Católicos: La organización del estado. Instituciones de gobierno

Los Reyes Católicos ponen en marcha un nuevo tipo de organización política: el estado moderno. Como en otros lugares de Europa, lo hacen a través del sometimiento de todos los poderes a la Corona (centralización del poder) y la unidad religiosa (unificación en torno al catolicismo). Esto supone la creación de una monarquía autoritaria, que marca el paso de la Edad Media a la Edad Moderna. Hubo diferencias, aun así, entre el gobierno de la Corona de Castilla y la de Aragón; en ésta perdura el carácter pactista.

Las instituciones de ambas coronas siguen siendo básicamente las mismas que en los siglos precedentes. Los Consejos reales se mantienen, aunque se crean también el Consejo de Aragón y de Navarra, y el Consejo de las Órdenes Militares. Asimismo las Cortes continúan, pero se limitan a jurar fidelidad a los sucesores al trono y a aprobar partidas económicas; van perdiendo importancia para el estado (sobre todo en Castilla) a medida que la Corona obtiene recursos por otros medios (sobre todo con la reforma de la Hacienda Real y con las nuevas conquistas de Granada y América). La justicia sigue en manos de las audiencias o chancillerías y en última instancia del Consejo Real; los corregidores, que representan a la Corona en los municipios, desempeñan también cargos de justicia. El control del territorio en Castilla va a estar en manos de la Santa Hermandad, formadas por cuadrillas nombradas por los municipios (controlados por los corregidores), con jurisdicción incluso en los señoríos; igualmente se crea un ejército profesional, directamente reclutado y pagado por la monarquía (frente a las huestes medievales reclutadas por los señores). En Aragón se confirman los privilegios de Aragón, Valencia y Cataluña, aunque la Corona nombra a los gobernadores, virreyes y principales cargos públicos de ciudades como Barcelona.

Globalmente el poder de la nobleza y la iglesia se ve limitado, tanto otorgando algunos privilegios (libre creación de mayorazgos) como quitándoles otros (dirección Órdenes militares e Inquisición para la Corona, designación real de cargos eclesiásticos, cesión de derechos a los campesinos de remensa, recaudación de algunos impuestos por parte del estado).

            La unificación religiosa se lleva a cabo decretando la expulsión de los creyentes musulmanes (moriscos, antiguos mudéjares) y judíos (sefardíes) a menos que se convirtieran y demostraran su conversión al cristianismo. Para juzgar esa conversión (y disciplinar, en general, a todos los cristianos) los Reyes Católicos crean el tribunal de la Inquisición en la Península.

 

***

Si quieres puedes descargarte este tema aquí

***

Volver a 

Clase 18

Bloque 2

Continuar a

Bloque 3

Anuncios