10.6. La España del siglo XVIII. La poítica borbónica en América

La política de Felipe V, Fernando VI y Carlos III en América se inspira en los mismos principios del reformismo borbónico y del despotismo ilustrado que implantan estos primeros Borbones en España. Por ello, se van a introducir distintas reformas para consolidar el control absolutista de los territorios y mantener el comercio transoceánico de metales y materias primas a cambio de productos manufacturados. Sin embargo, el monopolio comercial se ve limitado desde principios de siglo por la cesión a Inglaterra de los derechos comerciales del navío de permiso y el asiento de negros a raíz del Tratado de Utrecht (1713), así como por el contrabando y la continuación de los ataques a las flotas por parte de corsarios.

Con Felipe V destacan la creación del virreinato de Nueva Granada a partir del virreinato del Perú, el traslado de la Casa de Contratación de Sevilla a Cádiz y la creación de las primeras compañías comerciales (Real Compañía Guipuzcoana de Caracas). Con Carlos III se llevan a cabo las reformas más importantes: la libertad de comercio con América para los puertos españoles en 1778 (permitiendo el desarrollo comercial más allá de Sevilla y Cádiz), creación del virreinato del Río de la Plata en 1776, introducción de la figura de los intendentes (para recaudar más impuestos y reforzar el control por parte de la Corona frente a gobernadores y virreyes), también en 1776, aumento de impuestos y monopolios estatales, expulsión de los jesuitas y confiscación de sus bienes en 1767…

Globalmente estas reformas llevan a fortalecer el poder de la Corona frente a los criollos (grupo con poder económico de origen europeo), la Iglesia (al menos los jesuitas) y los trabajadores (indígenas, negros, mestizos y mulatos). En consecuencia se produjeron numerosas protestas y algunos levantamientos, especialmente de criollos e indígenas, como la rebelión de 1780-1781 en Perú y Nueva Granada, en la que destaca el líder indígena Tupac Amaru y que fue aplastada tras una larga resistencia. El deseo de autonomía y la conciencia de verse marginados por la metrópoli siguieron creciendo, hasta desembocar en las primeras independencias, a comienzos del siglo XIX.

***

Si quieres puedes descargarte este tema aquí

***

Volver a 

Clase 18

Bloque 2

Continuar a

Bloque 3

Anuncios