Fin de ciclo

Hemos llegado a un punto de inflexión que marca el final de un ciclo. Durante varios años vosotrxs y yo hemos estado compartiendo una web y un blog, y vamos a seguir haciéndolo, junto con quien quiera sumarse. Pero no lo haremos como hasta ahora. En ese sentido, acaba un ciclo pero empieza otro. Independientemente de lo que queráis consultarme escribiéndome a mis direcciones de correo, la web y el blog se desligan explícitamente de las clases de historia en el Colegio y se dirigen en una dirección que aún no puedo concretar. Que sea lo que sea… Lo que sí voy a hacer seguro es agrupar en un solo apartado del menú todo lo que tenga que ver con las clases (bajo el epígrafe Materiales Secundaria). La razón fundamental de este fin de ciclo es que disfruto de un periodo de excedencia en el cole.

C/ 9 (entre 36 y 37), La Plata (Argentina) (julio 2016)

C/ 10 (entre 36 y 37), La Plata (Argentina) (julio 2016) (foto JRC)

Quiero dedicar unas palabras, a modo de despedida provisional (porque con muchxs seguramente ya no coincidiré en clase), a todxs lxs chicxs con lxs que he compartido la asignatura de Historia estos años. Estas cosas quizás es mejor decirlas a la cara (o escribirlas en el periódico del cole), pero no ha surgido así (o no de este modo…). Aun así, quiero que sepáis que lxs profes también aprendemos; que yo he aprendido con vosotrxs (con todxs -y digo todxs-, de distintas maneras); que hemos hecho historia, porque hemos confluido en momentos muy importantes de nuestras vidas; que hemos sabido llevar el día a día adelante, con todos nuestros aciertos y nuestros errores; que estáis en constante cambio, como yo que ahora cierro un ciclo, y que por tanto no sólo hacemos historia sino que somos historia (en el sentido más vivo posible: somos fuerzas que cambian, chocan, disfrutan, se mueven, viven, primero de un modo y luego de otro), y eso supone que seguiréis avanzando, y de alumnxs pasaréis a profes, a técnicxs, a artistas, a obrerxs, a políticxs, a lo que sea. Pero nunca deberéis olvidar lo que habéis sido y lo que hemos sido juntxs y separadxs. Porque la historia no debe dejarse de lado. Sería una traición a nosotrxs y, más que eso, una pequeña muerte de nosotrxs mismxs. Lxs que mueren no son sólo lxs que no están físicamente aquí, sino lxs que no viven en nuestro recuerdo, con lo bueno y con lo malo, con lo que nos hace reales.