Denia: un puerto abierto al mundo

Hay sitios que de alguna manera representan o concentran la historia de territorios más amplios; podrían considerarse puertas al mundo. Este enfoque dado al estudio de lugares y tiempos concretos es una de las aportaciones de la llamada microhistoria, cultivada, entre otrxs muchxs, por el italiano Carlo Ginzburg en el señero libro El queso y los gusanos. El cosmos según un molinero del siglo XVI, publicado originariamente en 1976 y que ya mencionamos en una ocasión en este blog. Y es algo que vamos a ver ilustrado de un modo muy somero con el caso de Denia (Alicante, Valencia), cuya evolución económica, al menos en lo que toca a los momentos decisivos de la segunda mitad del siglo XIX, resume algunas características generales de la economía española, o del modelo que se va a aplicar en muchas de sus regiones.

Sigue leyendo

Enseñar historia (I): cuando la escuela se convierte en museo

Hoy nos asomamos a la historia de la educación para conocer una serie de aspectos interesantes sobre la enseñanza de la historia en pleno franquismo. Nos vamos a concentrar en lo que nos aporta un magnífico museo de la localidad segoviana de Otones de Benjumea, donde, digamos, la escuela se ha convertido en un museo. El caso es interesante no sólo porque nos permite conocer una manera específica de hacer y enseñar historia, sino porque pone de relieve un aspecto clave que siempre tendremos en cuenta a la hora de estudiar historia: el presente influye decisivamente en lo que se dice del pasado, es decir, actúa como un filtro que aunque no impide conocer el pasado, lo tamiza, lo impregna, lo marca. Es cierto, aun así, que no lo hace del mismo modo siempre; los distintos presentes, de lugares y épocas específicas, afectan diferencialmente. El tema concreto del que nos vamos a ocupar es la “Historia de España”.

Museo Pedagógico

Panel en el Museo Pedagógico “La última escuela” (Otones de Benjumea, Segovia)

Sigue leyendo

La revolución “desindustrial”: fotografía en la Inglaterra de los años 70 y 80

Desde octubre del pasado año y hasta finales de febrero de 2014 el Museo de arte contemporáneo Reina Sofía, en Madrid, acoge una exposición fotográfica muy recomendable: “Trabajo”, de Chris Killip.Chris Killip ·  Trabajo/Work

Como indica su título, recoge numerosas escenas relacionadas con el mundo del trabajo en el último tercio del siglo XX, especialmente las que conciernen a lo que el propio fotógrafo denomina la “revolución desindustrial”. Se trata del proceso de reconversión industrial que vivió Inglaterra, como muchos otros países, a partir de principios de los años 70, a raíz de la “crisis del petróleo”; una reconversión que supuso, básicamente, el cierre de fábricas y la reorientación de las actividades económicas, principalmente hacia el sector terciario (incluyendo decisivamente las actividades financieras) y la marginación.

Lo interesante de la exposición para nosotros, estudiantes de Historia, es que demuestra que la fotografía puede ser una fuente histórica (primaria) de primer orden, porque documenta cómo se producen los acontecimientos y procesos que estudiamos los historiadores. Veamos algunos ejemplos. Sigue leyendo