Rehabilitación de Eduardo Magallón, nuestro compañero

Eduardo Magallón es profesor de Física y Química en el Colegio Estudio de Madrid. Ha sido despedido fulminantemente por la dirección del centro en un proceso que es todo menos regular. Y nosotros exigimos su rehabilitación, o sea, su readmisión y la restitución pública de su honor.

Las relaciones laborales forman una parte integral de la vida escolar. Para comprender cómo se enseña cualquier materia, incluida la historia, de hecho para analizar bien cómo es y cómo funciona la escuela, resulta muy pertinente considerar las diversas maneras en que se desempeña el oficio en su nivel material: condiciones laborales, salarios, tipos de contratos, organización gremial o sindical… Y como parte de ello, desde luego son muy importantes los conflictos. Todo influye y contribuye a la conformación de maneras específicas de dar clase, individual o colectivamente, directa o indirectamente.

Eduardo se ha visto envuelto en un proceso de pesadilla. El pasado mes de febrero se constata, mediante un sistema de aviso informático, que se ha producido una descarga de datos reservados sobre padres de alumnxs del colegio (y otras personas vinculadas con él) desde alguno de los ordenadores del centro. Arranca una investigación para determinar las características del acto ilícito; la dirección denuncia el hecho a la policía pero contrata a una empresa privada para esclarecer lo sucedido e identificar al responsable. Y es a raíz de ello como, junto con la gerencia, va a decidir unas semanas después que el autor es nuestro compañero. Las razones son sólo indicios, que en ningún caso constituyen pruebas, y mucho menos pruebas concluyentes y contrastables, y se anteponen a lo que pueda determinar una investigación judicial con plenas garantías de imparcialidad y justicia.

Eduardo no tiene posibilidad alguna de defenderse, y el despido es irrevocable e inmediato, “disciplinario”. Además, en varios comunicados dirigidos a lxs profesores y a las familias por parte de la dirección se informa de la medida y se desautoriza públicamente a nuestro compañero. También son descalificadas las numerosas muestras de solidaridad con él para defender su inocencia, o al menos la presunción de inocencia, que se han dado por parte del personal del colegio (docente y no docente), alumnxs y exalumnxs, e incluso madres y padres. Recientemente se ha producido un encuentro en los Juzgados de lo Laboral, pero no ha habido posibilidad de conciliación porque la dirección mantiene su postura. Veremos qué nos depara el futuro.

Pero si para entender cómo funciona la escuela hay que tener en cuenta la dimensión material de la pedagogía, para desentrañar los conflictos laborales es preciso contemplar las luchas de poder y las relaciones de dominación. Eduardo ha sido el chivo expiatorio en una intriga de palacio: hay un hecho delictivo constatado, que podría haber sido cometido para disponer de información privilegiada con fines desconocidos, y el centro no tolera, con o sin razón, que su control sobre la información se vea amenazado. Pero en lugar de averiguar de un modo fehaciente quién ha intervenido, o dejar que la justicia lo haga, y en vez de evitar que se señale a un profesor ante la mirada de toda una colectividad, ha utilizado su poder, de una manera despótica, para poner en la calle a un trabajador docente. Y de paso reafirma toda una estructura que manda sobre toda la plantilla y el alumnado de un modo omnímodo, aunque al mismo tiempo ajeno a nuestro día a día.

Más allá del mundo educativo, muchos son los procesos que a lo largo de la historia muestran el ejercicio autoritario del poder y las instituciones frente a ciertas personas y grupos; procesos variados en los que unas veces se celebran juicios y otras veces no, en los que en ocasiones los juicios presentan garantías para una defensa legítima y en otras no, en los que las víctimas no tienen ninguna relación con los hechos juzgados o sí la tienen pero no en los términos planteados. Galileo Galilei sí era el autor del Dialogo sopra i due massimi sistemi del mondo (1632) y, por tanto, defensor del heliocentrismo frente al geocentrismo, pero no por ello sus teorías eran falsas o contrarias a la verdad; fue condenado por unas instituciones y una sociedad que no estaban dispuestas a que se pusiera en duda algunas de las bases más importantes de su autoridad y su ideología. Alfred Dreyfuss fue declarado culpable de traición a la patria a finales del siglo XIX en un primer juicio, acusado de haber proporcionado información secreta al ejército alemán, pero el capitán francés no tenía nada que ver con los hechos y fue víctima de una campaña antisemita orquestada por numerosos sectores de la sociedad francesa del momento (aunque denunciada por eminentes intelectuales como Émile Zola en su famoso J’accuse). Y, más recientemente, Julian Assange se encuentra refugiado en la Embajada de la República del Ecuador en Londres desde 2012, para postergar o evitar un juicio en el que se pretende dirimir una denuncia por violencia de género cuando lo que se busca es condenarlo por las históricas revelaciones de documentos secretos en el portal Wikileaks, creado por él y otras personas, para hacer públicos los tejemanejes del poder y las violaciones de derechos humanos en distintos escenarios; Chelsea Manning (antes Bradley Manning) ha sido condenado a 35 años de prisión por haber filtrado algunos de estos documentos a la prensa en Estados Unidos.

Independientemente de las diferencias y semejanzas entre estos y otros casos, y el de Eduardo, nuestro compañero está sufriendo un proceso inadmisible para un centro que defendía el progreso social. El Colegio, a través de su dirección, se está infligiendo un daño gravísimo al dañar a un trabajador sin la posibilidad de que éste argumente y defienda su inocencia con las plenas garantías que merece.

Para terminar, los procesos de enseñanza y aprendizaje en su conjunto incluyen una cosa más, aparte de lo que acabamos de ver sobre las relaciones y conflictos laborales y las relaciones de poder y dominación. No serían nada si no se imbricaran con contextos o situaciones concretas, con, como se suele decir, casos prácticos. Por supuesto, el de Eduardo es mucho más que un caso práctico, pero también nos permite ver en acción muchos de los conceptos y valores que intentamos trabajar en el día a día en las escuelas, tanto por parte del personal docente como del no docente: derechos, participación, justicia, solidaridad, compañerismo, lucha y transformación social. No es una cuestión de sentimientos y pasiones. Es un asunto pedagógico que nos concierne a todxs. El docente siempre tiene el desafío de hacer inteligible lo que no lo es para lxs demás: la trama compleja de relaciones de alteridad que constituye la realidad en la que vivimos.

Eduardo, muchas gracias por enseñarnos el mundo, pese a todo.

Icono de la lucha en favor de Eduardo y su inocencia: lo que se representa de la manzana, como de la pipa de Magritte, no es la manzana (de Newton…) en sí misma

***

El contenido y la publicación de esta entrada no involucran en ningún caso a Eduardo Magallón. Él ha sido ajeno a ella

***

Fuentes:

Diversa documentación relacionada con el caso y producida tanto por el Centro como por lxs compañerxs desde marzo de 2017 hasta hoy

“Caso Dreyfuss”, Wikipedia. Última consulta: mayo 2017. URL: https://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Dreyfus

“El juicio contra Galileo”, The National Geographic Society España. 12 de abril de 2017. Última consulta: mayo 2017. URL: http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/el-juicio-contra-galileo_7184

Guillemin, Henry (1965): L’affaire Dreyfuss. Ginebra: Televisión Pública de Suiza. Disponible en: https://www.rts.ch/archives/tv/divers/3436309-l-affaire-dreyfus-1.html

“Julian Assange, cuatro años ‘detenido’ en la embajada ecuatoriana en Londres”, Público, 16 de agosto de 2016. Disponible en http://www.publico.es/internacional/julian-assange-cuatro-anos-detenido.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s