Más ensayos: ahora, la crítica

Panorámica de la central térmica de Aoño (Xixón, Asturies) desde la Campa Torres (foto JRC, dic. 2012)

Panorámica de la central térmica de la ría de Aboño (Xixón, Asturies) desde la Campa Torres (foto JRC, dic. 2012)

Después de explorar el mundo de la imaginación combinada con el rigor histórico, ahora le toca el turno al ensayo crítico. En un ensayo así, como en el ejercicio más general de la crítica, se trata de plantear y resolver un problema. Criticar significa, etimológicamente, seleccionar, cribar, tamizar. Llevado al campo de la práctica o del ensayo, criticar es, pues, quedarse con los aspectos que consideramos relevantes para entender una realidad o fenómeno, y no sólo buscar describirla. La actividad crítica es un aspecto crucial del pensamiento y de la educación, aunque no es precisamente lo que más se ejercite en la escuela, con tanto libro de texto, tanta memorización, tanta disciplina y tan poca reflexión y tan poca participación de los alumnos en el decurso del día a día. Aun así, precisamente proyectos educativos como el de la Institución Libre de Enseñanza, en la línea ilustrada del krausismo y otros movimientos reformistas de la educación desde el siglo XIX, tienen en la crítica uno de sus objetivos principales.

Hoy vamos a ver una de las diferentes formas en las que se puede plantear un ensayo crítico. El tema elegido en este caso es la Revolución industrial. Veamos cómo se puede hacer y lo bien que lo ha resuelto uno de vuestros compañeros, Nicolás Miret, de la 15-A (curso 2015-2016).

Un ensayo, del tipo que sea, y más si es crítico, requiere una organización previa. Sigue siempre esta máxima: piensa bien antes de escribir o hablar. Pero no para enredarte, sino todo lo contrario; piensa para ordenar tus ideas y aclara bien de qué vas a hablar y cómo vas a hacerlo. Para ello, podemos fijarnos en tres conjuntos de aspectos:

Estructura: nuestro ensayo debe estar bien estructurado. Esto supone organizar la expo en varias partes, que pueden ser éstas:

1. Introducción o planteamiento. Primero presentamos el tema, es decir, de qué vamos a tratar. A continuación establecemos el problema (algunxs prefieren hablar de ‘problemática’). Y finalmente indicamos nuestra tesis, esto es, el enfoque que vamos a adoptar frente a ese problema. (A veces se incluye también aquí una guía sobre cómo vamos a desarrollar el resto del ensayo, sobre todo si es muy extenso: de qué se va a hablar primero, de qué a continuación y con qué se cerrará.)

2. Desarrollo. En esta parte exponemos los argumentos a favor de nuestra tesis, aportando ejemplos y datos que apuntalen esos ejemplos. Podemos, además, incluir los argumentos que otros podrían esgrimir en contra, y rebatirlos.

3. Conclusión o cierre. Finalmente, tenemos que hacer un balance: volvemos sobre nuestra tesis y los argumentos más claros, sin necesidad de repetirlos, obviamente. Además, debemos incluir un cierre con el que plantear vías futuras de discusión (que o bien confirmen y apuntalen la tesis o bien lleven a matizarla o incluso modificarla).

Forma: lógicamente nuestro ensayo tiene que cuidar una serie de aspectos formales. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

– Vocabulario adecuado (conciso, técnico y comprensible)

– Oraciones breves, bien construidas (sujeto, verbo y predicado) y separadas claramente (con puntos y aparte, puntos y seguido, puntos y coma)

– Adecuada presentación (márgenes, renglones uniformes, limpieza en general)

Contenido: finalmente, el contenido, lo que decimos, debe cuidar los siguientes aspectos. Primeramente, debe ser claro; piensa y expresa bien qué quieres decir, separando ideas o argumentos. En segundo lugar, preocúpate por documentarte: no sirve de nada hablar en general, sino que es importante que aportes datos concretos (fechas, nombres, cifras, acontecimientos…); éstos pueden recogerse como materiales complementarios del texto (citas, gráficos, fotografías, mapas…).

Bien. Una vez que nos hemos preocupado por reflexionar sobre estos aspectos empieza el trabajo. Podrías seguir esta secuencia:

  • Elaborar un esquema del contenido de tu ensayo y organizar su exposición en un guión con una estructura como la que indicábamos más arriba
  • Hacer una búsqueda bibliográfica (libros, periódicos, páginas web, testimonios orales) y seleccionar qué obras nos resultarán más útiles y cuáles podremos consultar realmente dadas las ganas, tiempo, recursos… que tengamos
  • Ir pensando un título
  • Abordar la bibliografía seleccionada buscando argumentos, ejemplos y datos que fortalezcan o maticen nuestra tesis; anota con tus palabras lo que consideres pertinente (sin pasarte). En este paso es fundamental ir apuntando todos los datos necesarios sobre las fuentes consultadas (fecha, autor, título, editorial, URL…) para hacer una lista bibliográfica al final del trabajo; puedes utilizar estas pautas para citar
  • Redactar el ensayo para defender tu tesis haciendo uso de tus razonamientos y de la información obtenida con el estudio bibliográfico. Titula definitivamente tu ensayo
  • Repasar la redacción
  • Añadir la bibliografía

Este es el ensayo de Nicolás. Esperamos que os guste y aporte. Os lo podéis descargar aquí también, si queréis.

Introducción

La revolución industrial se define como el cambio revolucionario en el modo de producir bienes y servicios. Esta se divide en tres etapas diferentes: la 1ª Revolución industrial (1760-1830), la 2ª Revolución industrial (1870-1914) y la 3ª Revolución industrial (que continua desarrollándose en pleno s. XXI).

Dichas revoluciones afectaron no solamente a la industria sino a toda la organización económica y social, que permitió el crecimiento económico a nivel mundial.

Durante este periodo inventos como la máquina de telar, la máquina de vapor, el telégrafo, el petróleo, la transformación del hierro en acero y la aparición de la electricidad, fueron fundamentales para el cambio de modelo productivo, pasando del autoconsumo a un modelo empresarial y global. Previamente múltiples factores como el aumento de la producción agraria, la mano de obra abundante, el capital, la expansión del comercio, las innovaciones técnicas, la mentalidad empresarial y la política favorable, fueron vitales para hacer posible el comienzo de dicha revolución.

La revolución industrial ha sido el mayor acontecimiento en la historia de la humanidad, tanto social como económicamente.

Desarrollo

Desde el punto de vista social, desde Europa se impulsó un crecimiento constante de la población, favorecido por los movimientos migratorios (se calcula que hubo un movimiento migratorio entre Europa y America de unos 50 millones de personas) y por la creación de una nueva estructura social más a favor de la familia nuclear. En esta época crecieron el numero de ciudades por todo el mundo, y aparece la “ciudad industrial” que nacía y se desarrollaba en torno a una industria concreta. La población se va a dividir en tres clases sociales diferentes: la burguesía, el proletariado y la clase media.

Desde el punto de vista económico, a partir de la revolución se puede comenzar a hablar de un “crecimiento económico sostenible”, no constante en momentos puntuales debido a las crisis cíclicas derivadas del capitalismo, y se aumenta la producción para la venta y no para el autoconsumo, de manera que la venta de los productos se globaliza. También se desarrolla el término de la división espacial del trabajo.

Aunque la revolución industrial haya afectado de forma positiva a la humanidad, también ha tenido consecuencias desfavorables. Por un lado, las sociedades se han vuelto totalmente dependientes de la industria, extendiendo el uso de las máquinas a todas las esferas de la vida, involucionando nuestras capacidades como puede ser la memoria o incluso nuestra salud debido a una vida sedentaria.

Por otro lado, en cuanto a nuestro planeta, La Tierra, hemos ocasionado lesiones casi irreversibles; debido a nuestro afán por evolucionar utilizamos recursos naturales a los que no damos tiempo a renovarse y como consecuencia además de transformar radicalmente el paisaje, contaminamos y destruimos nuestra propia fuente de recursos.

Finalmente, se han producido desigualdades económicas debido al capitalismo, lo que ha generando un mundo mas injusto con grandes diferencias entre los países desarrollados y los no desarrollados.

Conclusión

La Revolución industrial ha supuesto un gran cambio de manera positiva en nuestras vidas, aunque hemos dejado a un lado varios aspectos que debemos corregir, como es el medioambiente, los aspectos sociales y las desigualdades económicas, y si no hacemos algo para remediarlo, sufriremos graves consecuencias a largo plazo.

Bibliografía

  • Apuntes tomados en clase 15-A , Colegio Estudio
  • Paginas de Internet:

– http://sobrehistoria.com/todo-sobre-la-revolucion-industrial/

– http://marytf25.blogspot.com.es/2011/09/etapas-de-la-revolucion-industrial.html

– http://www.historialuniversal.com/2010/09/revolucion-industrial.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s