María Magdalena, ¿mujer de Jesús?

Daniel Vegara, de la 15-E (curso 2014-2015), os presenta aquí una reflexión a propósito de la polémica entre distintos teólogos, desatada a raíz de la publicación de Dan Brown (2003): The Da Vinci Code. Doubleday y Transworld&Bantam Books, sobre María Magdalena y su auténtica identidad.

L'ultima cena, de Leonardo de Vinci. Mural del convento de Santa Maria delle Grazzie (Milán) (1495-1497) (Fuente: Wikimedia Commons)

L’ultima cena, de Leonardo de Vinci. Mural del convento de Santa Maria delle Grazzie (Milán) (1495-1497) (Fuente: Wikimedia Commons)

Aparte del interés que pueda tener en sí mismo para algunos, este tema revela cómo la verdad sobre la historia y determinados personajes de ella no es evidente, sino discutible; esto no hace a la Historia una disciplina subjetiva, como se suele decir, sino una disciplina crítica que exige indagación y comprobación (como es propio de una ciencia social).

En realidad lo que entendemos como verdadero responde normalmente a la hegemonía que determinada interpretación ha logrado sobre cierto asunto; se trata más bien de un régimen de verdad en el marco de una lucha entre saberes, de un sistema de saber-poder. Por ello, la Historia, como otras ciencias (incluidas las naturales), no es sólo lo que se interpreta sino el campo en el que luchan y combaten distintas interpretaciones.

Por otro lado, el trabajo de Daniel nos ilustra sobre la mecánica de toda investigación en Historia. La indagación sobre determinado asunto (y por tanto la búsqueda de una verdad -siempre provisional, hasta que se demuestre, con fundamento, lo contrario…) parte habitualmente de coincidencias aparentemente casuales. En el tema que trata, para apoyar la idea de que María Magdalena fue, en realidad, mujer de Jesús, vemos cómo se insiste en una serie de coincidencias: entre el aspecto del apóstol sentado a la derecha de Jesús en el cuadro de Leonardo da Vinci de La última cena y la forma de una mujer; entre la disposición en la misma pintura de esa figura y la del propio Jesús (formando una M); entre el nombre de santo grial en francés (saint gréal) y la expresión sangre real (sang réal), aludiendo al supuesto origen real de Magdalena, etcétera. Esas coincidencias se identifican y luego se investigan para determinar si su similitud formal es aparente o responde a una relación verdadera de causa y efecto.

Finalmente, el tema tratado ha vivido una reavivación de la polémica en dos contextos históricos específicos: las Cruzadas (siglos XI a XIII) y el romanticismo (segunda mitad del siglo XIX). En el primer momento la Iglesia católica no sólo se esfuerza por extender su dominio más allá de Europa sino por asegurarse la lealtad de los que, mediante las armas, le ayudan; por ello, elimina cualquier posibilidad de que éstos, mediante nuevos planteamientos sobre las figuras del cristianismo (como el propio Cristo y Magdalena), constituyan una herejía y ganen seguidores y poder independientemente de ella. En el segundo se acude a la Edad Media en busca de nuevos temas, nuevas discusiones para renovar las perspectivas sobre la historia y el mundo (en el mejor de los casos, cuando no para crear nuevos discursos con los que alimentar a nuevos creyentes…). Todo esto nos indica que la historia no es sólo lo que se dice sobre el pasado, sino lo que se dice sobre el pasado en el presente, o sea, en momentos concretos que influyen en las perspectivas que se tienen sobre el pasado.

Éste es el trabajo de Daniel. La polémica está servida…

Anuncios