Geografía de la memoria y el conflicto (III): un no lugar en el mundo

La Geografía, como la Historia y otras disciplinas, no sólo trata de lo que hay. Aunque resulte paradójico también se puede (y se debe) estudiar lo que no hay, los vacíos, las ausencias… En este caso nos ocuparemos de un “no lugar”.

Los no lugares, desde el punto de vista de la Sociología, son lugares sin raíces, sin personalidad, sin referentes culturales; por ejemplo, aeropuertos. Pero aquí no nos referimos a esos. Hoy os presento un lugar borrado del mapa por la violencia nazi en la actual República Checa: Lidice. Lo visitamos hace un par de años, cuando acompañé al grupo del cole que iba de intercambio a Praga.

El no lugar de Lidice (República checa)

El no lugar de Lidice (República checa)

Lidice es un no lugar porque el 10 de junio de 1942 el pueblo que allí se encontraba fue bombardeado y demolido, y sus gentes (dedicadas al campo y la minería, principalmente) fueron fusiladas o deportadas: se calcula que unos doscientos hombres fueron asesinados, un número similar de mujeres, enviadas a campos de concentración (como el de Ravensbrück) y unos cien niños, mandados a otros campos o a familias de las SS para ser “reeducados”. El pueblo fue, en efecto, borrado del mapa: no quedó ningún muro en pie ni signo aparente de la existencia de Lidice hasta ese momento.

Se cree que fue una acción ejemplarizante pero también un ensayo para masacrar a otras poblaciones de Checoslovaquia (como Lezaky) y del resto de Europa y territorios coloniales. La razón aducida para hacerlo fue que, según los nazis, un vecino de Lidice había participado en el asesinato del militar encargado por Hitler para dominar Checoslovaquia tras su invasión en 1939: Reinhard Heydrich.

Camino de tránsito en el memorial de Lidice

Camino de tránsito en el memorial de Lidice

Y, sin embargo, Lidice existe. Es un lugar no lugar que forma parte de la geografía del conflicto: un topos (que significa en griego lugar) en el que se produjo uno de los múltiples actos violentos del nazismo. Y existe gracias a que desde los años 40 se impulsa un movimiento por conservar la memoria de lo que allí ocurrió; un movimiento llamado Lidice Shall Live. Apoyándose en él y en colaboración con muchos de sus integrantes, las autoridades comunistas de los años 60 levantan un memorial, es decir, un área museística para contribuir a ese esfuerzo. Con el tiempo, el lugar sirve para conocer la historia a los que no la han vivido y, por tanto, no pueden recordarla.

Monumento en el memorial de Lidice

Monumento en el memorial de Lidice

Desde entonces, Lidice vuelve a existir materialmente. Pero existe como un lugar vacío, explícitamente vacío. Es decir: el memorial marca y denuncia el vacío como una obra totalitaria nazi, una maniobra para ocultar lo que allí había (principalmente rechazo al nazismo). De ese modo, Lidice se convierte en un no lugar fundamental de la geografía de la memoria y el conflicto de la Europa de mediados del siglo XX.

Los antiguos vecinos y sus familiares, los arqueólogos y los investigadores han indagado en el propio no lugar, y además de documentar el vacío han encontrado capas de escombros de los antiguos edificios sepultados, el muro de la granja donde muchos de sus habitantes fueron fusilados y algunas fosas donde aparecen sus cuerpos y sus objetos. A pesar de los esfuerzos nazis por borrar la historia, allí ha permanecido enterrada, como también ha permanecido en las mentes de los que lo vivieron y en las de sus descendientes, antes incluso de que se creara el memorial. Éste, aún así, ha constituido un pulso y una victoria frente al olvido y la negación de la historia. Desde luego, “Lidice shall live” (es decir, “Lidice vivirá”).

Placa conmemorativa y zócalo del edificio donde fueron fusilados los hombres de Lidice el 10 de junio de 1942

Placa conmemorativa y zócalo del edificio donde fueron fusilados los hombres de Lidice el 10 de junio de 1942

***

FUENTES:

– Entrada similar publicada en nuestro blog Guerra en la universidad

– Las fotografías han sido realizadas en abril de 2013 por Lucía González y Pedro Zufiría

– Vídeo de la inauguración de la campaña de Lidice Shall Live en el exilio en Inglaterra en 1942

– Reportaje en Lidovky.cz (en checo)

Anuncios