Mapear la información

En clase hemos estado viendo y practicando diversas formas de hacer esquemas. Una de ellas son los mapas conceptuales. Como en cualquier esquema, se trata de organizar la información de un tema (datos y conceptos) espacialmente, es decir, distribuirlos en el espacio de la hoja y ordenarlos jerárquicamente, de más a menos importantes, o de más antiguos a más recientes, de más generales a más concretos, etcétera. Aquí veremos cómo hacerlos con dos ejemplos de la clase 18.

7.3. Mapa cnceptual

En un mapa conceptual lo que ordenamos son conceptos, como indica su nombre, aunque también puede haber datos. Lo primero de todo, por tanto, es tener claro qué conceptos forman parte del tema que queremos tratar o esquematizar. Si tenemos el tema expuesto (en una ficha, como las de los temas que recojo más abajo, o en un libro, conferencia, audición, presentación, vídeo…), debemos subrayar o identificar esos conceptos; podemos anotarlos todos seguidos en una hoja. A continuación pensamos (o hacemos un borrador) sobre cómo vamos a disponerlos en nuestro mapa en función de su jerarquía: ¿cuál es en torno al que gira el resto?, ¿qué se deriva de él?, ¿y de éstos, a su vez…? El tercer paso es vincular los conceptos para explicitar esas relaciones de jerarquía; empleamos flechas y, si se quiere, breves sintagmas verbales.

Si utilizamos estos temas para ensayar la elaboración de los mapas conceptuales nos quedaría uno como el que tienes más arriba y otro como éste a continuación. Prueba tú con otros temas y ve practicando; es la única manera de mejorar el uso de esta herramienta, tan importante para estudiar cualquier materia, en el cole, en la uni y en cualquier lado. La consigna es esta: utiliza siempre un mapa para orientarte.

7.4. Mapa conceptual

Anuncios