Arte rupestre en una ciudad del siglo XXI

c/ Leganitos (Madrid)

c/ Leganitos (Madrid)

Esta imagen me choca profundamente. Se trata de la puerta trasera de un edificio de la calle Leganitos, en Madrid. En ella vemos cómo todo el espacio (tanto la chapa de la puerta como sus cristales) está saturado con numerosas firmas grafiteadas y algunas pegatinas.

Un poco más abajo encuentro algo muy similar. Es otra trasera nuevamente saturada con firmas, pegatinas e incluso alguna declaración de amor. Se disponen en un orden estricto, sin solapamiento. Varían los nombres (lógicamente), los tamaños y los instrumentos con los que han sido hechas (rotuladores de distintos grosores y esprays), pero se trata fundamentalmente de lo mismo.

C/Leganitos

C/ Leganitos (Madrid)

Estas imágenes me recuerdan, además de mi adolescencia, algunas cosas que he estudiado sobre otros momentos y otros lugares. Me refiero al arte rupestre.

Panel con petroglifos de Baga Oigor (noroeste de Mongolia), presumiblemente grabado desde al menos la Edad del Bronce hasta la Edad Media (Jacobson y otros 2001: fig. 427)

Panel con petroglifos de Baga Oigor (noroeste de Mongolia), presumiblemente grabado desde al menos la Edad del Bronce hasta la Edad Media (Jacobson y otros 2001: fig. 427)

Panel de la cueva de Chauvet (Ardéche, sur de Francia), correspondiente al Auriñaciense (hace 32 y 30 mil años)

Panel de la cueva de Chauvet (Ardéche, sur de Francia), correspondiente al Auriñaciense (hace 32 y 30 mil años)

*¿Por qué comparar una cosa con la otra? ¿Por qué nos recuerdan los grafitis de esta ciudad del siglo XXI a los de los paneles de abrigos y cuevas de la Prehistoria? Aparentemente no tienen nada común entre sí, aunque en realidad sí lo tienen. Veámoslo un poco más de cerca.

En primer lugar, son representaciones gráficas, plásticas, es decir, eso que normalmente llamamos arte; se trata de pinturas (o grabados) sobre paredes.

En segundo lugar, son creaciones a las que se van añadiendo otras nuevas constantemente y a lo largo del tiempo; no sabemos si las de Leganitos se frecuentarán tanto como las de Chauvet o el noroeste de Mongolia, donde se han ido añadiendo dibujos a lo largo de varios milenios (de acuerdo con las dataciones que se han realizado en ambos lugares). Pero lo cierto es que son obras vivas, digamos, obras que se van renovando y ampliando a lo largo del tiempo y, a todas luces, por muchas personas.

En tercer y último lugar, se trata de creaciones realizadas en lugares muy señalados, es decir, importantes para las personas y las sociedades que las han hecho. En el caso de Baga Oigor y de Chauvet, los paneles se encuentran en los lugares en los que vivían, o por los que pasaban (ya que eran nómadas), las personas que los hicieron: en los abrigos y cuevas próximos a los valles y praderas en los que cazaban, paseaban a sus rebaños o se aprovisionaban de minerales, agua, madera…*

Paisaje en torno a Baga Oigor (Mongolia)

Paisaje en torno a Baga Oigor (Mongolia)

Pont d'Arc (Ardéche, Francia): lugar en el que se encuentra la cueva de Chauvet (Photo: © JitkaSpacek, Panoramio via Google Earth)

Pont d’Arc (Ardéche, Francia): lugar en el que se encuentra la cueva de Chauvet (Photo: © JitkaSpacek, Panoramio via Google Earth)

¿Qué ocurre, pues, con el lugar del panel del siglo XXI? ¿Alguien sabe dónde está la calle Leganitos? Pues muy sencillo: al lado mismo de la Plaza de España, uno de los centros de reunión preferidos por numerosos adolescentes y jóvenes en el Madrid de comienzos de este siglo.

plaza de españa

C/ Leganitos (al fondo la plaza de España con la Torre de Madrid)

Los grafitis están hechos, además, específicamente, al lado de uno de los lugares clásicos de aprovisionamiento en la cultura de estos jóvenes: los “chinos”.

Panel con grafitis junto a un local de ultramarinos o "chino" en la c/ Leganitos (Madrid)

Panel con grafitis junto a un local de ultramarinos o “chino” en la c/ Leganitos (Madrid)

De modo que tenemos un panel de arte rupestre en una ciudad del siglo XXI, como los tenemos en muchos otros sitios y épocas, aunque en cada uno de ellos habrá que ir viendo de qué se trata… En este ejercicio nos falta preguntarnos por el significado profundo de estas obras, cosa que no es nada fácil responder.

En cualquier caso, hoy hemos podido ver cómo el pasado y el presente, a pesar de todas las diferencias, no son tan extraños uno respecto al otro. En cierto modo hacemos cosas que se parecen a las que se hacían en el pasado. Y es que, en realidad, todos somos humanidad y todos somos parte de la historia.

***

Las imágenes de los grafitis son de Jorge Rolland Calvo

La primera imagen de Baga Oigor es un dibujo de Jacobson, E., Kubarev, V. y D. Tseevendorj (2001): Répertoire des pétroglyphes d’Asie centrale, fasc. 6, Mongolie du nord-ouest. Tsagaan Salaa/Baga Oigor. París: De Boccard (Mémoires de la M.A.F.A.C., tomo V.6), lámina 427. La segunda procede de la web:

http://depts.washington.edu/silkroad/archaeology/mongolia/bagaoigor/bagaoigor.html

Las imágenes de Chauvet proceden de la web:

http://www.donsmaps.com/chauvetcave.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s