Modelo de comentario de fuente gráfica

Este es el comentario que hizo Víctor Marzoa (18-A2, mayo de 2013) de una tabla de precios en torno a la Primera Guerra Mundial:

14.1. Precios I GM

Se trata de una fuente historiográfica (una tabla con datos) que podemos clasificar como: en cuanto a su origen, secundaria (ya que se ha realizado con posterioridad a la época); en cuanto a su tema, económico (ya que implica a los precios alimenticios del mercado en aquella época); en cuanto a su finalidad, informar (pues la tabla muestra datos estadísticos reales y objetivos que nos permiten conocer aquella época); y en cuanto a su destinatario, público (ya que ha sido extraída de un libro de texto). 

En la tabla se representa la evolución de los productos alimenticios básicos en España durante la segunda década del siglo XX. La tabla está dividida en cuadrículas horizontales y verticales. En cuanto a las horizontales, nos indican  el tipo de producto (pan, patatas, bacalao, arroz, tocino, morcilla, azúcar, huevos, aceite y carbón vegetal) y sus correspondientes precios en función de una determinada cantidad. En cuanto a las verticales, nos indica el año de los diferentes precios, siendo la primera columna referente a 1913 y la segunda a 1918-19 (lo que nos permite entender la evolución de los precios en casi toda una década). Si comparamos los precios entre ambas columnas nos damos cuenta de que se produce una subida general en el coste de todos los productos (de entorno al 120%), siendo el producto que menos sube el azúcar (con un 33%) y el que más las patatas (con un 275%). Además el pan, alimento esencial, sube más de un 80%.

Para entender esta subida general de los precios en los alimentos básicos debemos estudiar el contexto histórico en el que se desarrolla. En España, la crisis de 1898 había generado el deseo de cambios en la política, por lo que los primeros años del siglo XX  estarían marcados por el sistema político de la Restauración (cuyos fundamentos liberales pero no democráticos tenían sus bases en la Constitución de 1876). Sin embargo  van a sucederse numerosas crisis, por lo que tanto el monarca Alfonso XIII como el sistema político (de naturaleza oligárquica) cobrarán un importante desprestigio social.

En Europa el imperialismo colonizador de las grandes potencias derivaron en una guerra de carácter global que se desarrolla entre 1914 y 1918, con unas consecuencias devastadoras. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, España (presidida por el conservador Eduardo Dato) se declaró neutral debido a su debilidad económica y a su incapacidad militar. Sin embargo esta neutralidad favoreció a una espectacular expansión de la economía. España se convirtió en abastecedora de los países beligerantes, a los que suministraba materias primas y productos industriales. Esto produjo el enriquecimiento de numerosas empresas españolas y una rápida expansión industrial (especialmente en la minería asturiana, la siderurgia vasca, y las industrias textiles y metalúrgicas catalanas). Pero se produjo una fuerte inflación que la pagarán las clases populares.

Mientras la burguesía industrial y financiera se enriqueció con los beneficios de la guerra, las clases trabajadoras sufrieron un descenso de su nivel de vida por la subida vertiginosa de los precios de los productos de primera necesidad (como hemos visto al estudiar la fuente) y el mantenimiento del precio de los salarios. En el campo la situación era tan crítica que muchos campesinos se vieron forzados a emigrar a las ciudades, contribuyendo a su crecimiento. Allí, las clases populares urbanas se organizaban en los sindicatos, que cada vez contaban con más integrantes.

Las diferencias sociales de la época, así como la crisis política y militar, provocaron una gran agitación social y el auge del movimiento obrero. En este clima se intensificó el número de huelgas en distintas ciudades (sobre todo Asturias, Cataluña y Madrid), muchas de las cuales serán violentamente reprimidas (acumulándose en esta época hasta un centenar de muertos en huelgas). Entre estas huelgas, destaco la Huelga General de Agosto de 1917 (violentamente reprimida por el ejército). Esta crisis social contribuyó al colapso del Estado Liberal, a la formación de gobiernos de provisión (que no pudieron dar estabilidad al sistema) y al golpe militar de Primo de Rivera.

También puedes descargártelo:

Modelo Comentario Fuentes 14.1._IGM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s