16.1. La España actual: la Transición

A continuación se presenta la primera parte del tema 16.1. (La transición a la democracia). Entre paréntesis y en negrita figuran los epígrafes que deben serviros de guía pero que no incluiréis a la hora de exponer el tema:

(La “Transición”:)

La Transición supuso el paso de la dictadura franquista a la formación de un estado democrático liberal occidental. Se produce al morir Franco y a raíz de la restauración de los Borbones en la figura de Juan Carlos I. Este proceso fue desencadenado por tres factores: la acción de una parte de los herederos del franquismo, la presión de gran parte del pueblo y el interés de EEUU y sus aliados europeos por integrar definitivamente a España en el bloque capitalista de la Guerra Fría (es decir, en la OTAN y la Comunidad Económica Europea). El marco fue la tremenda crisis económica derivada de 1973.

Se ha considerado un proceso modélico por su carácter pactado y relativamente pacífico. Aun así, fue resultado de las luchas, unas veces, y de la negociación, otras, entre distintas fuerzas políticas: los franquistas (divididos a su vez en los inmovilistas de Blas Piñar y los aperturistas de Fraga), las derechas liberales (los demócrata-cristianos de Ruiz Giménez y Gil Robles, y los monárquicos), los nacionalistas (principalmente catalanes en torno a Jordi Pujol y los vascos divididos entre el Partido Nacionalista Vasco, ETA y Herri Batasuna) y distintos grupos de izquierdas (el Partido Comunista de Carrillo, el PSOE de Felipe González y Alfonso Guerra, el sindicalismo de UGT, CCOO, CNT y grupos autónomos, asociaciones de vecinos y otros grupos).

(Evolución política de la Transición: 1975-1982:)

La Transición abarca propiamente desde 1975 hasta 1982. Dos días después de morir Franco, el jefe de gobierno, Arias Navarro, permite el ascenso de Juan Carlos de Borbón como jefe del estado y rey de España. Comienza la primera fase (noviembre de 1975 a julio de 1976).

Juan Carlos, vinculado estrechamente con Franco (a diferencia de su padre, don Juan de Borbón), defiende una transición gradual a partir de la legalidad franquista, garantizando el mantenimiento de privilegios a los grupos del régimen, aunque es partidario también de un sistema constitucional. Torcuato Fernández Miranda será su estrecho colaborador en el diseño de este proceso conocido como “la reforma”. En el gobierno se encuentran también Fraga (ministro del Interior) y Adolfo Suárez (jefe del Movimiento Nacional). Es claramente continuista y no tiene un líder claro. Se ve marcado tanto por la protesta política (con importantes huelgas, como la de Vitoria, y la formación de un frente opositor común con la Coordinación Democrática) como por la violencia (represión huelgas, sucesos de Montejurra y terrorismo de ETA y GRAPO).

En este ambiente Suárez es nombrado nuevo jefe de gobierno. Comienza la segunda fase (julio de 1976 a junio de 1977), en la que se impulsa la verdadera Transición: reforma del Código Penal, amnistías a presos políticos, disolución del Tribunal de Orden Público (y nacimiento del Tribunal Supremo), elaboración y aprobación de la fundamental Ley para la Reforma Política y la legalización de partidos políticos (que culmina con la del PCE en abril de 1977). Lo que predomina es el acuerdo o “consenso” entre las fuerzas políticas mayoritarias. Sin embargo, el proceso está marcado nuevamente por la violencia política, especialmente de la de extrema derecha (asesinato abogados de Atocha en enero de 1977), aunque también de los nacionalistas (ETA) y la extrema izquierda (GRAPO). Al mismo tiempo la movilización ciudadana en defensa de una democratización y contra la violencia es masiva. Por otro lado, las amnistías (especialmente la Ley de amnistía de 1977) implican también la impunidad por los crímenes y delitos del franquismo. La reforma de Suárez culmina con la convocatoria de elecciones legislativas (es decir, a unas Cortes democráticas) en junio de 1977. Vence el nuevo partido de Suárez, la Unión del Centro Democrático (UCD) (34% de los votos), seguido del PSOE (30%), y quedan atrás al PCE (9%) y la recientemente creada Alianza Popular de Fraga (8%), más Convergencia i Unió de Pujol y el PNV como fuerzas nacionalistas. Este parlamento se propone promulgar una constitución democrática, lo que se conseguirá a fines de 1978.

Entre tanto, el resto de la primera legislatura de Suárez está marcada por la mala situación económica (inflación, paro y déficit exterior). Los Pactos de la Moncloa (octubre de 1977) entre distintos partidos y algunos sindicatos tratan de mejorarla (a través de la reducción de salarios, devaluación de la moneda y reforma fiscal), aunque también prosiguieron en la ampliación del régimen de libertades. Por otro lado, avanza la lucha nacionalista de catalanes y vascos: en Cataluña se restablece la Generalitat (o gobierno autónomo catalán) y en el País Vasco, el Consejo General Vasco. Finalmente, la violencia política se acentúa por los atentados de ETA y con un intento frustrado de golpe de estado por parte de la extrema derecha (civil y militar): la Operación Galaxia (noviembre de 1978).

A raíz de la aprobación de la Constitución en diciembre de 1978 se convocan elecciones generales. Celebradas en marzo de 1979, dan la victoria de nuevo a la UCD y comienza así la segunda legislatura de Suárez (marzo de 1979 a enero de 1981). Sin embargo, la UCD comienza su declive: las izquierdas y los nacionalistas vencen en numerosos ayuntamientos en las municipales de abril de 1979, y en la UCD Suárez pierde el liderazgo. Se inicia la construcción del estado de las autonomías y los nacionalistas vencen en Cataluña (CiU) y País Vasco (PNV) en las primeras elecciones autonómicas. Suárez acaba dimitiendo por una moción de censura. Sin embargo, mientras se nombra el nuevo gobierno, encabezado por Calvo Sotelo, se produce el golpe de estado del 23 de febrero de 1981, que va a ser sofocado y repudiado, dando inicio a la última etapa de la Transición.

El gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo (febrero de 1981 a octubre de 1982) se desarrolla en un marco de inestabilidad política: numerosas protestas de la población, división interna de la UCD, política de dura oposición por parte del PSOE y crisis en el PCE. Lo más destacado es la Ley del divorcio, el escándalo del aceite de colza, la continuación del proceso autonómico (con la polémica LOAPA) y la integración de España en la OTAN (mayo de 1982). Las elecciones se adelantan a octubre de 1982 y triunfa el PSOE con mayoría absoluta (más de 10 mill. de votos), bajo el lema del “cambio”. UCD y PCE se hunden. Con ello finaliza la Transición y comienzan los llamados “gobiernos democráticos”.

***

Para las partes segunda (Constitución de 1978) y tercera (Proceso autonómico), utiliza estas páginas del Manual de Santillana

***

Puedes descargarte esta exposición, junto con el discurso de Juan Carlos I al asumir la Corona el 22 de noviembre de 1975, aquí

El guión del tema es éste; puedes usarlo si te resulta útil

Emplea, también, para orientarte, esta cronología

Finalmente, en estos apuntes encontrarás una versión más desarrollada de este tema

***

Volver a 

Clase 18

Bloque 3